Datos personales

Mi foto
Valencia, Spain
CONVERSANDO: para intercambiar ideas, opiniones, música, cuentos; estar con amigos. Podemos hacerlo en castellano, portugués y valenciano. Espero te encuentres cómod@.

domingo, 15 de mayo de 2011

SUEÑOS EN COLOR

La maldita timidez..., como llevar un pesado lastre, poniendo freno siempre a todo tipo de acercamiento a los demás.

Cuando era pequeña, se refugió en las faldas de su madre, siempre a su lado, como si fuera una prolongación de ella, así se sentía segura; su madre siempre tenía una explicación y una disculpa, lo que le facilitaba las cosas.

Luego, cuando fue a la escuela, se refugió en los estudios.
Descubrió que aunque no la admiraran, por su espontaneidad, por su don de gentes y simpatía, podían admirarla por su inteligencia.
Era rápida aprendiendo; tenía excelente memoria visual y auditiva, un razonamiento verbal y numérico muy desarrollados, tanto en la comprensión concreta como abstracta; se le podía catalogar como poseedora de una inteligencia superdotada, o avanzada, como ahora estaba más en boga denominar.

Pero eso no le facilitó tampoco las cosas con sus compañeros, inmediatamente le colgaron el cartel de "empollona".
Los chicos no llevaban muy bien que, siendo una chica, les superara en todas las materias y las chicas además de eso, también tenían que reconocer, aunque fuera interiormente, que era bella; una combinación difícil de superar.

En los deportes nunca destacó, siempre prefirió cultivar sus dotes intelectuales, quizás por la imperiosa necesidad de ser la número uno en todo lo que acometía.
Su vida pasó con la nariz metida entre libros. Pocas cosas distraían su tiempo además de la lectura, la música y el cine.
En las películas, en los libros y en sus sueños vivía las vidas que no eran suyas, pero que intermitentemente hubiera querido vivir.
Vivió las vidas e historias de Romeo y Julieta, Violeta y Alfredo, Cleopatra y Marco Antonio, Abelardo y Eloisa, pero sólo eran sueños..., sueños en blanco y negro.

Decidió volver a casa caminando, dejándose acariciar por la suave brisa del atardecer,
envolver por la luz del maravilloso reflejo del sol ocultándose en el horizonte, embriagar por el aroma del azahar de los naranjos del parque.
Reparó en un cartel que en ese momento encendía sus luces. - Bailes de Salón -
Como atraída por una fuerza sobrenatural, entró en la academia y se sentó en una silla, cerca de la puerta, asegurándose la huida.
Empezó a sonar la música, al compás de cuyos sonidos las parejas iban evolucionando por la pista en una simbiosis perfecta de armonía, movimiento y melodía.
Volvió una y otra tarde, le era imposible no dejarse envolver cada tarde por aquel embrujo. Se sentía subyugada.

Tomó una decisión. Dejaría de ser espectadora. Había otra vida más allá de las cosas que solían rodearla, de las que componían su mundo hasta ahora.

Nota como la mano de su pareja de baile aprieta su cintura mientras le guiña un ojo con complicidad.
-Vamos allá, pequeña...¡vamos a ganar!
El mundo se llenó de sonidos y color...

20 comentarios:

Manuel dijo...

Algo tarde en felicitarme y felicitarte por tu regraso, siempre me he sentido cómodo en tu casa y estoy seguro que así seguiré.Ya estas enlazada.
Describes en tu entrada una situación muy frecuente, las normas educativas no favorecen precisamente la integración de las distintas formas de ser. Tu protagonista fué afortunada en ver ese cartel y dejarse embriagar por esa música salvadora de sus reticencias personales.
Un beso

Steki dijo...

Cómo la comprendo! Eso mismo hice yo con el tango! Y siempre tuve presente la película en la que trabaja Richard Gere (Bailamos?). Todo es cuestión de atreverse y comenzar. Como en la vida, no?
Besos para ti, reina mía!

Carol dijo...

A mi me encanta bailar y lo hago en casa cuando nadie me ve...no soy nada profesional pero me libero de muchos lastres innecesarios.

Una historia preciosa, me alegra que la protagonista tomara esa decisión.

Un beso fuerte querida Maru.

Medea dijo...

Si de algo me alegro después de no entrar en los blogs desde hace dos semanas, es de despertar en el tuyo, tenía pensado mandarte un correo en cuanto me incorporara y esta mañana estas aquí, dejándome embeber por tus letras me deleito de nuevo, no podía ser que la Iaia dejara de escribir...no podía ser, pero llego Maru y la abrazo, le doy la bienvenida, me alegro y ¡¡me alegro mucho!!¡¡Esto no era lo mismo sin ti. Un beso preciosa Maru, todas las etapas tienen su encanto y tendrás mucho que ofrecer en esta nueva, ni mejor ni peor solo diferente.

Ricardo Musso dijo...

Excelente relato, a mi gusto, que describe el transitar por la niñez. Con sus miedos, fantasías, e intereses que generan más seguridad; y el despertar a los propios de la pubertad que, por suerte, parece no paralizan a la niña de tu cuento.

El futuro permite predecir que cuando llegue a mujer, no se privará de conocer y experimentar aquellas cosas que vayan despertando su interés!.

Felicitaciones, para ella, y para vos que tan bien la describiste.

Besos.
Rik

MARU dijo...

Gracias Manuel por tus palabras. Eres muy amable. Por supuesto estás en tu casa.
Seguramente la necesidad de parar, cuestionarte lo que haces y cómo, ha inspirado este relato. Hay que salir fuera y respirar, sin duda.
Un besito

MARU dijo...

Steki, cariño, efectivamente hay que atreverse siempre... La inmovilidad lleva a la muerte. Me alegro que hayas encontrado tu salida, tu yo particular e individual. Enhorabuena. Gracias por estar aqui. Un besito

MARU dijo...

Carol, mi niña... A mi me gusta mucho bailar también, siempre me gustó.
Y no deshecho la idea de ir a aprender bailes de salón con mi marido...no estaría mal, ¿verdad? Hay que atreverse. Un besito corazón y gracias por estar aqui también.

MARU dijo...

Medea, gracias mi niña!!!! Me sobreestimas. Yo también estoy muy contenta de estar aqui otra vez con tantos amigos...
Gracias por ser y estar.

MARU dijo...

Ricardo, como decís por ahí:" Gusto en verte por aquí"...es un placer ver aparecer a los amigos de siempre por la ventanita.
Me alegro que te haya gustado este relato de transición en la vida de una persona.
Creo que es muy saludable transitar por todas las etapas de la vida con ilusión y sin cargar con fantasmas...
Besitos, amigo

María dijo...

Pues verás MARU,

aunque no lo parezca yo también soy tímida, ahora menos, con el tiempo es algo que aprendes a manejar, en mi caso mi timidez como soy muy extrovertida, no me la notaban demasiado desde fuera o sí... no lo sé... a mi, me hiper aceleraba... no veas la velocidad tan tremenda que pillaba al hablar jajaja a veces si me encontraba a alguien por sorpresa en la calle, con quien no tenía mucha confianza... terminaba tan descontrolada que no se me entendía nada jajaja Pero vaya, siempre fui muy afortunada con la gente, nunca he tenido ningún problema...a parte de mis asfixies interiores:-)

Lo de empezar a bailar de tu protagonista es algo que mil veces me hubiera gustado hacer a mi... ¡¡mira que me encanta la música!! pero salvo a mi aire... ¡¡no sé bailar nada de nada!! jajaja a ver si un día me encuentro una academia de baile, me da un pronto y...¡¡entro!! ¡¡jo, lástima de tiempo!! ese va a ser mi problema me temo:-)


Un besazo bonita, tu chica seguro que ya está metida en campeonatos mundiales... deslizando sus puntas de los pies por la pista.


Muaaaaaaaaaaaaaakss, mi cielo y ¡¡feliz día!!

MARU dijo...

Maria, cariño!!!!!! No me puedo creer que tú seas una tímida...jajajaja Pero si eres la expresividad con patas!!!!
Bueno, si tú lo dices...pero me engañas....!!!!!!!!

bueno, lo de empezar a bailar es una metáfora, claro, lo importante es tomar decisiones, hacer un punto y aparte y volver a empezar, con lo que queramos, con lo que nos haga felices. No ponernos barreras.

Pues si te apetece bailar... a ello. Yo aprendí a bailar sevillanas con más de 40 años y no descarto (tamos mi marido y yo) ir a bailes de salón. Mi marido hace tres ahños que está jugando al golf... enfin, no encerrarnos a nada. Ser felices haciendo lo que más nos guste.

Pues si ahora no tienes tiempo, no te preocupes, cuando te jubiles jajajaja.
Un besito, corazón y gracias por ser y estar. MMMUUUAAAAAAAA

Verónica Marsá dijo...

Los mismos colores debería ver cuando está sola, con ella misma. Claro, en mi caso los colores los veo frente al mar, al sol, con una copita de cava, con una buena lectura, documentos polvorientos... pero veo los colores porque la mano que toma mi cintura me espera o me acompaña.

Un abrazo, compi!

MARU dijo...

Vero, seguramente a partir de tomar la decisión de ver la vida con música y color, así ha sido. Ya ves, tiene quien con un toque en la cintura le invita ¡ a ser campeona!!!!
Me alegro mucho por ti, frente al mar, al sol, copita de cava, buena lectura, una mano que se apoya en tu cintura...Supongo que todas las mañanas te acordarás de agradecer a Dios, al destino, a la vida, a las fuerzas del Universo... y... lo que te queda...
Me alegro mucho, corazón, por todo y gracias, aunque lo repito, es verdad. Por ser y estar.
¿Te han dicho alguna vez... Te I love mès que la hòstia? Pues yo te lo digo.
MMMUUUUAAAAAAAAA

Ana Tapadas dijo...

Também sou um pouquinho tímida (ex-tímida) e adora bailar embora pouco tempo tenha para tal...talvez um dia depois dos 65...se lá chegar! O meu baile ainda é outro, amiga.
Beijinho

amatamari© dijo...

Ogni persona ha, almeno una volta, la possibilità di cambiare la propria esistenza: è un momento magico, è l'incontro casuale che noi chiamiamo destino...
Ah mia cara amica che magnifica storia! La forza della musica e della danza può davvero trasformarci!
:-)
Grazie per questo tuo magnifico post!!!
Un abbraccio fuerte fuerte!!!
:-)

Tia Lelé dijo...

Hola Maru. Perdón por no haber pasado antes por tu rinconcito.
Te cuento que me gusta mucho bailar mientras fui soltera no me perdi ocasión de poder ir a hacerlo
(por suerte) ya que a mi esposo no le gusta hacerlo y si lo hace en alguna reunion es porque sabe que a mi sí.Te dejo un beso y el deseo de una buena semana

MARU dijo...

Querida Ana se agora é tempo de trabalhar, para ensinar às gerações futuras que iräo a fazer o mundo de amanhá, depois, descanso, dança, mas .... seguro que você não têm um pouco de tempo cada semana para dançar? (ou fazer alguma coisa que lhe apaixone?) Eu acho que sim...

Um grande beijo prá você.

MARU dijo...

Certo cara Amatamari, possiamo sempre almeno cercare di dare la vita il sentiero che conduce alla felicità, o almeno ci avvicinano ad essa.
Tanti baci caro amigAmatamari.

MARU dijo...

Lelé, no hay que excusarse, encantada en verte por aqui.
Bueno, siempre hay la posibilidad de que lo hagas sola ¿no? Puedes ir a una academia y dar rienda suelta a tus fantasías. Seguro que tu marido también hace cosas en que tú no estás incluída, porque no te gustan.
Es muy saludable que cada uno tengamos nuestra parcela de individualidades, sólo para nosotros.
Besitos y gracias por venir.