Datos personales

Mi foto
Valencia, Spain
CONVERSANDO: para intercambiar ideas, opiniones, música, cuentos; estar con amigos. Podemos hacerlo en castellano, portugués y valenciano. Espero te encuentres cómod@.

martes, 8 de mayo de 2012

LOS JUEVES LITERARIOS. Esta semana... Érase una vez...un cuento infantil.


 Érase una vez...,  un niño que se llamaba Andrés.
 Andrés siempre estaba sentado en el porche de su casa. Sufrió un accidente cuando era más pequeño;  lastimó sus piernecitas y no pudo ya andar. Se pasaba muchas horas mirando como los demás niños jugaban: al escondite, al pilla-pilla, en bicicleta, en patinete; bueno,  disfrutaban con todas esas cosas tan divertidas a las que juegan los niños, aunque él,  lo único que podía hacer era mirar .
 Le gustaba mucho leer. Sobretodo historia fantásticas de aventuras, de gente de viajaba por todo el mundo, de héroes que luchaban con los malos y siempre ganaban; porque para eso eran héroes, ¡claro!
 Los demás niños, no es que fueran malos y no le hicieran caso...no;   pero claro, después de saludarle y hablar un ratito con él, se iban a jugar,  y nuevamente,  solo mirándoles.
Se sentía triste y pensaba que era el niño más desafortunado del mundo...
 Un día, sentado en el porche como de costumbre, su vecinito Javier fue a saludarle; llevaba cogida de la mano a una preciosa niña de rubios cabellos.


Se acercó, y le dijo
-Hola Andrés, ¿cómo estás?
-Bien, aquí..., sentado, como siempre.
-Mira, te presento a mi prima Montse; se ha venido a vivir con nosotros.
-Encantado, Montse, le dijo mientras le tendía la mano. Pero Javier, tuvo que coger la mano de Montse y acercársela a la de Andrés para que se pudieran saludar.
 -Perdona, es que soy ciega y no he visto que me tendías la mano. Encantada en conocerte. Andrés le estrechó la mano, un poco confundido.
-No te preocupes, dijo, luciendo una preciosa sonrisa..., me pasa a menudo.
Era una niña muy guapa, de ojos azules y muchas pequitas por la nariz y las mejillas. Tenía una sonrisa limpia y franca. Estuvieron hablando un buen rato, Montse se reía constantemente. Era tremendamente alegre y simpática.
-Oye, Andrés,  ¿ por qué no me das la mano y vamos a pasear un rato?
-Bueno verás, es que yo no puedo caminar. Tuve un accidente de pequeño y estoy siempre sentado en una silla de ruedas.
-Perdona, Andrés, no lo sabía, lo siento. Pero mira, podemos hacer un trato.
-A ver Montse..., qué se te ocurre.
 -Yo seré tus piernas y tu mis ojos, ¿si? Yo llevaré tu silla de ruedas y mientras paseamos, tu me guías y me cuentas lo que ves..., y también me leerás cuentos, ¿qué te parece? -Caray, Montse, eres extraordinaria. Has tenido una idea estupenda.
Y nunca más se aburrieron ninguno de los dos. Se hicieron amigos inseparables.
¡Amigos para siempre!
Y colorin colorado... este cuento se ha acabado.

 Si queréis leer más cuentos infantiles, venid a casa de VICENTE y nos lo pasaemos muy bien.
- Gracias Vicente por la coordinación de este "Jueves".

28 comentarios:

CAS dijo...

Que este cuento infantil, se transforme en un deseo: el de que todos encuentren su complemento en el mundo, alguien con quien compartir y si se puede, ser felíz...

besos desde un temprano jueves.

José Vte. dijo...

Me ha encantado, querida Maru. Algo he conocido. Un cuento solidario, bello y lleno de sensibilidad. Contado por una niña y para niños que están convencidos de que siempre, cuando se busca un punto de apoyo, las situaciones son más sencillas y todo se puede superar.

Muchas gracias y un abrazo

Natàlia Tàrraco dijo...

Maru, un cuento muy sensible, lo que le falta a André lo tiene Montse, y viceversa, a base de cariño y voluntad se superan barreras, la amistad es el mejor tesoro. Besito.

Alfredo Cot dijo...

Esto no es cuento... es una maravilla de mensaje para todos.
Muy tierno y solidario, los niños son así, no se porque nos obstinamos en crecer.

Un beso Maru.

Teresa Oteo Iglesias dijo...

Enternecedor! Ojalá todos tuviéramos ese espíritu solidario y ese gran corazón.
Un beso

censurasigloXXI dijo...

Esto sería lo que yo establecería como ley entre los humanos. En mi país, el de las utopías y los sueños, deseo que mi Constitución tenga un único punto, tu cuento.

beso y cafelito, compi!

Juan Carlos dijo...

Pues yo traía mi idea para comentar, pero he leído el comentario de Cas y no lo puedo mejorar, me adhiero.
Eso sí, reconozco que veo la carga de humanidad que sueles aplicar a tus historias.
Besos.

Encarni dijo...

Así debería ser, como en este cuento, deberiamos ser complementarios porque nadie es perfecto, y porque todos podemos aportar algo nuevo en todos los aspectos si hay solidaridad y afecto.

Un abrazo.

mar... dijo...

Precioso cuento Maru.
Es sensible y solidario como no podía ser de otra forma viniendo de ti.
Yo también me uno al deseo de Cas, y no sólo eso, estoy segura de que todos tienen en algún lugar no muy lejano a su complemento.
Como decía mi madre cuando yo era niña, "siempre hay un roto para un descosido", y es que los refranes saben mucho de todo eso.
Un beso Maru

Carmen Andújar dijo...

Bonito cuento, con un final de lo más feliz, como todo cuento que se precie. la pareja perfecta, ella sus piernas y él sus ojos.
Un abrazo

Marta C. dijo...

Hola, Maru, es mi primera experiencia juevera. Te diré que al leer tu cuento me he sentido realmente niña, es que parece que cuando lo escribiste tenías a un montón de criaturas sentadas en el suelo y mirándote embobados. Así me he sentido yo.Besos, hasta el jueves.

G a b y* dijo...

Qué emoción leerte! Ojalá se dieran estos intercambios a menudo, este encontrar "al otro" capaz de ser guía y luz en la vida. En este caso, dos niños con capacidades diferentes que se ayudan y complementan, pero en cualquier caso, siempre se necesita una mano amiga que se tienda con afecto y buena intención.
y eso enriquece la vida y el corazón.
Un gusto leerte!
Gaby*

Neogeminis dijo...

Este cuento sí que tienen final feliz y una moraleja enoooooorme!
Ojalá la realidad se fundiera con el espíritu solidario de tu cuento!

Un abrazo!

Pepe dijo...

Maru:
No creo en las medias naranjas, sino en las naranjas enteras. Eso sí, complementarias, como complementarios son esos dos diminutos y extraordinarios seres que nos muestras. Dos extraordinarias individualidades que se complementan en aquello de lo que carecen. Una maravilla de cuento, Maru.
Un fuerte abrazo.

Jesús dijo...

Asi es bonito leer. Felicidades. Saludos desde Conil( cadiz)

Cristina Piñar dijo...

Un bello y emocionante cuento que nos deja con una importante reflexión. No te has dejado ni un cabo suelto ¿eh? Desde la inocencia y la bondad de esos dos niños que tan bien se complementaban (ella sus pies y él sus ojos) nos trasmites los valores de la amistad, la solidaridad, el compañerismo, la igualdad y seguro que alguno más que se me haya escapado. Un beso.

Matices dijo...

Los complementarios suelen cazar a la perfección y si es así sus matices son brillantes y alegres, como este retazo de sensibilidad de la buena que nos dejas... porque nos sigamos complementado para que el mundo sea cada día un poquito mejor...

Besos!!

Maria Liberona dijo...

ayyysss !!! que hermoso cuento, y la verdad me ha encantado y emocionado demasiado, y más que cuento es la realidad... muy bello FELICITACIONES!!!

El Alma de Venus dijo...

Maru ¿ Quien ha osado decirte que las hadas no existen ?
La mia esta igual de viva que la tuya, algun@s ojos no tienen la suficiente fantasia para ver desde su alma de niñ@s,por eso dicen que no existen, Yo conservo esa parte de inocencia que me deja volar la imaginación, y disfrutar de estos momentos....Besos guapa.

San dijo...

Un cuento lleno de ternura, afortunadamente estas situaciones se dan, encuentros que la vida nos ofrece para disfrute de los que saben distinguirlos.
Los niños son así y los mayores debieramos ser así.
Besos Maru.

gustavo dijo...

en mi mundo, agüela, cuando te caes y te das una hostia, la gente te deja en el suelo. en mi mundo, si uno no se levanta del suelo, ahí se queda...
qué penita¡¡¡
ah, pero existen mundos en mi mundo, pequeños, ridículos de tamaño en comparación al total...en esos otros pequeños mundos, hay niñas ciegas y niños en sillas de ruedas y los ciegos llevan a los , como se decía antaño, imposibilitados...y sabes, agüela, estos pequeños mundos de mi mundo, son encantadores...
medio beso, guapetona.

Teresa Cameselle dijo...

Una historia muy tierna, como tienen que ser los cuentos clásicos, con buenas intenciones y mucho sentimiento.

Sindel dijo...

Hermoso relato mi querida Maru!!!
Una lección de vida que nos hace pensar en ser más solidarios y buenos.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Es un cuento que coge a dos personas, una que es ciega, otro que no puede caminar, los junta, y se transforman en una persona que puede ver y caminar.

-Tu nieta, Carla

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
ecos
de
la
tarde
callada
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


COMPARTIENDO ILUSION
MARU

CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...




ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE BAILANDO CON LOBOS, THE ARTIST, TITANIC SIÉNTEME DE CRIADAS Y SEÑORAS, FLOR DE PASCUA ENEMIGOS PUBLICOS HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA,JEAN EYRE , TOQUE DE CANELA, STAR WARS,

José
Ramón...

Annick dijo...

Para cuando lo puedas leer : FELIZ AÑO 2013 ....
Besos desde Málaga.

Mucha de la Torre dijo...

como estas bella?
por que dejaste de escribir
se te extraña

Ana Tapadas dijo...

Saudades tuas!

Espero que estejas bem.

Beijo